¿Por qué las gafas están mucho más aceptadas que los audífonos?

En: Audifonos En: Publicado por: Dpto de comunicación Comentario: 0 Golpear: 195

Las gafas se han convertido en un complemento más, hasta el punto que muchas personas utilizan la montura de las gafas incluso sin cristal. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los audífonos, que permanecen a la sombra y no tienen la misma aceptación social que llevar gafas.

Las gafas se han convertido en un complemento más, hasta el punto que muchas personas utilizan la montura de las gafas incluso sin cristal. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los audífonos, que permanecen a la sombra y no tienen la misma aceptación social que llevar gafas.

Hasta hace unos años esto no era así. Llevar gafas de vista para muchas personas era motivo para acomplejarse y sufrían burlas, sobretodo los niños en el colegio. Nadie quería llevar gafas y optan por las lentillas. Sin embargo, la tendencia ha cambiado. Las gafas pasaron de ser un objeto que usábamos para ver mejor la tele en casa a un artículo de moda, que se cuela entre los accesorios como un bolso o un pañuelo. Las grandes marcas comenzaron a acuñar las patillas de las gafas, pasando de una moda de monturas casi invisibles a las gafas cuadradas en pasta negra y cuanto más grandes mejor. Ya no son motivo de burla y existen múltiples modelos para elegir, desde tamaños hasta colores.

Sin embargo no ocurre lo mismo con los audífonos. A pesar de que la tecnología ha evolucionado a su favor y ha hecho que sean mucho más ligeros y discretos, hay una gran resistencia a aceptar los audífonos.

Resistencia a aceptar los audífonos

La diferencia clave entre aceptar las gafas antes que los audífonos puede deberse a que padecer sordera está asociado a la vejez y cuesta mucho más reconocer la pérdida de esta facultad. Pero es un pensamiento erróneo, dado que muchas personas sufren discapacidad auditiva en edades tempranas o adultas, sin necesidad de llegar a la vejez.

Por otro lado, a nivel estético se ven mucho mejor con gafas que con audífonos, aunque estos son muy pequeños e con los años se han incorporado grandes avances. De hecho, tan sólo entre el 15 y 20 % de la población que debería usar audífonos no lo hacen.

La sociedad ha marcado una resistencia a aceptar los audífonos, de hecho no ve del mismo modo a las personas con pérdida auditiva, que pueden solucionar su problema con un audífono, que a las personas con pérdida visual, que usan gafas. Esto ha hecho que se desarrolle un sentimiento de vergüenza ante la necesidad de llevar audífonos y muchas personas opten por no comentar su problema con sus amigos o familiares, dejen pasar el tiempo y acaben por perjudicarse a sí mismos, disminuyendo su calidad de vida.

Los audífonos mejoran la calidad de vida como las gafas

El uso de audífonos está íntimamente relacionado con la tercera edad. Cuando se cumplen más de 60 el riesgo de sufrir hipoacusia es mucho mayor. Aunque muchas personas son conscientes de sufrir hipoacusia prefieren no comentarlo con nadie.  Hasta que son los amigos o familiares quienes detectan la sordera y toman medidas.

Existen múltiples soluciones auditivas que mejoran la calidad de vida de las personas que sufren hipoacusia. Del mismo modo que se usan gafas para ver mejor la televisión o leer un libro, hay audífonos específicos para escuchar mejor una película o disfrutar de la radio.

Del mismo modo que hay personas que llevan todo el día las gafas puestas porque las necesitan para conducir, usar el ordenador o leer los carteles en la calle, las personas con sordera pueden mejorar su día a día con el uso continuado de audífonos. De este modo, podrán conducir con mayor seguridad y escuchar los pitidos de un coche, disfrutar de la radio o tener una conversación de trabajo por teléfono.

comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre